Buenas noches,

A las 2 de la mañana me monté en la parte trasera del Audi A6 negro de mi padre, me preguntó que porque lo hacía mientras se abrochaba el cinturón, abrochándome yo el mío le contesté : “Cristales tintados, coche negro, señor conductor con traje, bien peinado y corbata…blanco y en botella chófer” Con un suspiro resignado a mis tonterías tomó rumbo hacia el centro.

Al llegar me bajé del coche dándole las gracias por los servicios prestados y diciendo que podía volver a “la casa” con el resto del servicio, volvió a resoplar, cerré la puerta con una sonrisa y se marchó. Llegué al bar dónde había quedado y allí pasé el resto de la noche que no merece más mención: copa tras copa, risa tras risa y poco más. Por la mañana (sobre las 8 ) recibo un sms,

– Marco: Perdón por no felicitarte el año antes, estuve escribiendo y me dormí. Ni uvas, ni tus besos… tengo fresas… ¿vienes a darme lo que falta?

No le contesté, estábamos desayunando el resto de los despojos de la fiesta en un bar y me ocupaba la mente una chica pelirroja que estaba sentada sola y no dejaba de mirarme, quizá fue por el efecto del alcohol, quizá porque soy así…me acerqué y empezamos a charlar, yo y mis tonterías… Yo no dejaba pasar a la gente al servicio pero no me daba cuenta, ella estaba un poco pedo también y no vocalizaba del todo todo bien, aun así ella si lo notó y me dijo:

– Diana: és(ch)até hasia a un lado.

– Yo: Al otro Europa, y allá al frente Estambul…

Después de unas risas y un “estasss muy mal de la cabesa” me empezó a recitar poesía, vocalizaba perfectamente y se ponía muy seria, eso la hacía aun más interesante; me lancé y la besé, pero fue un beso dulce, tierno, cariñoso; es como si se fuese a romper. Después de más tonteos me besó ella de una forma especial, es ese beso que te dan cuando hace mucho tiempo que no te ven y te sabe a gloria…pues así, después de otro rato más charlando me dijeron estos que se iban a dormir, ella dijo que también así que nos despedimos, la fui a dar un beso y me salta:

– Diana: tu sólo lee..

Un tatuaje en su omoplato: “si has leído esto es porque has traspasado mi corazón” , yo me quedé sin palabras y ella con las mismas se giró y se fue…una tía muy rara…

Hasta el día 2 por la noche no me volví a conectar a internet, preferí dejar pasar un poco de tiempo antes de comerme más la cabeza y estuve a verlas venir. Al conectarme ¡como no! allí estaba Lucas, estuvimos hablando de que el me quería de que yo por el ya no sentía lo mismo, de que el me echaba de menos, de que yo a el no, de que quería venir a hablar… ¿AHORA SI VIENES? pues ahora ya no, tarde como siempre… Y ya, así que se acabó (recordad que todos los finales siempre tienen puntos suspensivos… 😉 ).

El día 2 de madrugada (se entiende día 3) recibí un sms de Marco diciendo que si quedábamos mañana o pasado…le respondí que cuando el quisiese; al final hasta el 4 por la tarde no le volví a ver.

Sesión con Marco en el próximo capítulo!

Hasta mañana!

L.B.

Anuncios
comentarios
  1. wetergtrghtr dice:

    Hija no te da verguenza tratar asi a tu pobre padre? Que seas incapaz de sentarte con el en el asiento delantero a la roñosa perroflautica de la nena, que aun encima le mortifica tratandole de chofer… porfaplis! Tendria que hacer como mi madre: darme un bonobus, eso si la pillas en el dia bueno.

  2. SohoGirl dice:

    Si yo me hiciera un tatuaje quisiera que pusiera eso, me ha encantado!

Anímate y comenta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s